CBD PARA EL DOLOR: ¿QUÉ EFECTOS Y BENEFICIOS TIENE?

El dolor es resultado del procesamiento de una gran cantidad de señales producidas a diferentes niveles del sistema nervioso central y periférico, que se generan en respuesta a estímulos provenientes del medio ambiente o del organismo mismo.

El dolor es algo que todos queremos evitar; ya sea dolor de espalda, dolor muscular, dolor de articulaciones, dolor menstrual o dolor crónico. El dolor puede afectar seriamente nuestra calidad de vida.

EL CBD puede ser una opción natural segura y eficaz para ayudar a combatir el dolor.

La reputación terapéutica del CBD como alivio del dolor, como analgésico, está creciendo. Una encuesta reciente realizada por el Centro de Cannabis Medicinal y CPASS (Cannabis Advocacy and Support Services) encontró que 1.4 millones de británicos están usando cannabis para tratar problemas de salud, incluidas afecciones como náuseas, epilepsia y dolor (1).

Otra encuesta realizada en EEUU por Gallup en el 2019 con personas que sufren de dolor encontró que el 14% de los estadounidenses informaron sobre el autoconsumo de productos de CBD, y el 40% de estos encuestados usaba específicamente CBD para tratar su dolor (2).

 

¿El CBD Puede Realmente Aliviar o Reducir el Dolor?

El CBD es un compuesto activo natural que se encuentra en la planta de cannabis y cáñamo. 

Los cannabinoides interactúan con nuestros cuerpos para causar una variedad de efectos, y el CBD interactúa inteligentemente con tu sistema endocannabinoide (ECS) de una manera muy específica. El sistema endocannabinoide es un sistema biológico natural que se encuentra en todos los mamíferos y está compuesto por receptores cannabinoides, endocannabinoides y enzimas.

Estos tres receptores juntos ayudan a regular una gran cantidad de funciones básicas de nuestro cuerpo, el estado de ánimo, el apetito, el estrés, la memoria, la inflamación y el pensamiento cognitivo. Esta regulación de la funcionalidad central da como resultado un equilibrio fisiológico interno, también conocido como homeostasis.

Existe la idea errónea de que el CBD se une directamente a sus receptores cannabinoides. No es así. Los investigadores y expertos en cannabis creen que se comporta de manera muy diferente.  En una revisión reciente (2018) sobre el aceite de CBD para el manejo del dolor, el autor analizó investigaciones y estudios que abarcan 48 años. Señala que el CBD puede ayudar a controlar y regular el dolor y la percepción del dolor al interactuar con varios sitios receptores diferentes sin activar directamente ninguno de los receptores cannabinoide. Los sitios receptores incluyen:

  • Receptor de serotonina 1A (5-HT1A).
  • Canales iónicos: receptor vaniloide (TRPV1), TRPA1, TRPM8 y receptor de glicina (GlyR).
  • Receptores activados por proliferadores de peroxisomas (PPAR)

Así pues, el CBD induce sus efectos en el cuerpo al unirse a receptores no cannabinoides y actuar sobre otras vías de receptores.

Es a través de esta interacción con varios tipos de receptores que el CBD puede causar un efecto analgésico y ayudar a liberarte del dolor.

CBD y la serotonina

La serotonina es un neurotransmisor y una hormona; es posible que hayas oído hablar de ella como la “hormona de la felicidad” por su capacidad para provocar sentimientos de felicidad. Además de desempeñar un papel importante en el estado de ánimo, también se ha descubierto que la serotonina inhibe el dolor (3,4).

Se cree que la interacción del CBD con los receptores de serotonina es especialmente importante por sus propiedades analgésicas y puede inducir efectos analgésicos. Las investigaciones nos muestran que el CBD puede activar los receptores de serotonina, lo que lleva a un aumento de la serotonina y a una reducción de la percepción del dolor (5, 6)

 

CBD y TRPV1

Un receptor de gran importancia para la fisiología sensorial y del dolor es el TRPV1, encargado de la detección de estímulos mecánicos, químicos y térmicos. Así pues, TRPV1 es un tipo de proteína receptora que juega un papel importante en la sensación de dolor y en la regulación de la temperatura corporal. 

El TRPV1 puede mediar en los efectos analgésicos del CBD. La activación del receptor vaniloide por el CBD promueve un efecto antihiperalgésico, disminuyendo así la sensibilidad y la percepción del dolor.

Una meta-revisión publicada en 2018 analizó los resultados de 104 estudios de dolor que involucraron el uso de cannabinoides (incluido el CBD). La revisión encontró que el 29% de los participantes en los estudios experimentaron una reducción del dolor del 30% gracias al uso de cannabinoides Si bien este metanálisis involucró el uso de cannabinoides distintos del CBD, sí que nos indica el potencial del CBD para reducir el dolor (7)

Se necesitan más investigaciones antes de que podamos comprender completamente los efectos analgésicos del CBD en los seres humanos, pero las investigaciones iniciales indica que el CBD induce un efecto analgésico.

 

El CBD oil puede reducir el riesgo de la dependencia a los opioides

El CBD, además de reducir los niveles de dolor, puede tener otro beneficio que es su capacidad de reducir la dependencia de opioides.

A los pacientes con trastornos de dolor crónico, como artritis o fibromialgia, a menudo se recetan opioides como tratamiento a largo plazo. Los opioides pueden ser un analgésico eficaz y potente, pero también presentan un mayor riesgo de adicción y dependencia. El tratamiento de un dolor crónico requiere de tratamientos crónicos prolongados en el tiempo y muchas veces se necesita ir aumentando las dosis de estos, con lo cual el riesgo de efectos secundarios y de dependencia es mayor (8).

El CBD puede reducir la dependencia de opioides, en una encuesta de 2018 con pacientes que usan tratamientos con cannabis se encontró que el 18,1% de los encuestados informaron que dejaron de usar analgésicos opioides por completo o redujeron significativamente su uso después de comenzar el tratamiento con cannabis (9).

En un estudio realizado por el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, de Baltimore, se evaluó si la disponibilidad de cannabis puede influir en el consumo de opioides en el tratamiento del dolor. Se analizaron los resultados de una encuesta online sobre la frecuencia del consumo de cannabis y opioides, la dependencia de los opioides y la gravedad del dolor y se determinó que “la disponibilidad de cannabis puede reducir modestamente la demanda de opioides y, por lo tanto, puede servir como un posible medio para mitigar algunos de los riesgos relacionados con la prescripción de opioides para el tratamiento del dolor” (10).

El perfil de seguridad del CBD también lo convierte en una posible e interesante alternativa a los opioides para el manejo del dolor. Las investigaciones nos muestran que no hay riesgo de sobredosis de CBD. Se ha descubierto que dosis de hasta 1500 mg son seguras y efectivas en estudios clínicos, por lo que el CBD tiene un alto perfil de seguridad, especialmente en comparación con los medicamentos opioides (11). 

 

¿Para qué tipos de dolor el CBD puede ser una ayuda?

Si bien se necesita más investigación sobre el CBD y sus efectos analgésicos para llegar a comprender completamente su eficacia, los resultados obtenidos hasta la fecha son muy positivos.

Las investigaciones sobre las propiedades analgésicas del CBD nos dicen que puede ser realmente eficaz contra el dolor crónico gracias a su activación de los receptores de serotonina (12). Lo cual quiere decir que el CBD puede ser especialmente eficaz con: 

  • El dolor crónico como el dolor de espalda, la artritis neuropática y reumatoide, la fibromialgia, gota, VIH, esclerosis múltiple.
  • También ayuda con el dolor muscular: perfecto para piernas y músculos cansados. 
  • Actúa también sobre contracturas, esquinces, lesiones e inflamaciones. 
  • Alivia dolores articulares: puede ayudar a aliviar síntomas del reuma, artritis, artrosis, dolores de espalada, lumbago, cervicales, ciática.(13)

 

Un estudio de 2020 que investiga el uso de CBD auto informado y sus resultados en diversas afecciones encontró que el aceite de CBD puede ser útil en el tratamiento del dolor menstrual, el dolor gastrointestinal y el dolor bucal (14):

En varios países de Europa y Canadá (pero no en los Estados Unidos), se ha aprobado un aerosol oral llamado Sativex, que es una combinación de CBD y THC, para tratar el dolor y los espasmos musculares relacionados con la esclerosis múltiple.

 

En conclusión

La investigación actual nos muestra que el aceite de CBD ofrece un gran potencial para aliviar el dolor y la inflamación, especialmente el dolor crónico y los síntomas relacionados con el dolor por sus propiedades analgésicas y gracias a su interacción con varios tipos de receptores, minimizar la inflamación y comunicarse con los neurotransmisores.

Los investigadores han descubierto que los participantes no desarrollaron tolerancia a los efectos del CBD, por lo que no hubo necesidad de aumentar constantemente la dosis. El CBD no es adictivo, a diferencia de otros analgésicos, y no tiene efectos tóxicos, lo que brinda a las personas con dolor crónico un gran alivio.