¿CBD ES BUENO PARA EL SISTEMA INMUNOLÓGICO?

No hay nada como una pandemia para hacernos pensar en el valor de nuestra salud. Desde que apareció el coronavirus y comenzaron a implementarse las medidas de distanciamiento social, las personas han estado tratando de mantenerse saludables a nivel de mente y cuerpo.

En estos días, con una crisis de salud mundial en nuestras manos, nuestra salud inmunológica tiende a estar más presente de lo habitual.

Mantener tu sistema inmunológico en forma es importante para mantener tu salud y calidad de vida, y el CBD puede ayudarte.

Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber sobre las cualidades del CBD y cómo estimula el sistema inmunológico.

 

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus. A través de una reacción bien organizada, su cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden y que causan enfermedades. Estos cuerpos extraños se llaman antígenos.

En las personas que gozan de buena salud, el sistema inmunológico puede distinguir entre los tejidos propios del cuerpo y los extraños que lo invaden, tales como virus y bacterias.

Cuando el sistema inmunológico no funciona correctamente nos encontramos que:

  • No identifica la diferencia entre los tejidos propios del cuerpo y los agentes que lo invaden tales como las bacterias y los virus, siendo así vulnerables a cualquier microbio, virus o bacteria peligrosa que ingresara en nuestro cuerpo. Esto lo dejaría vulnerable a enfermedades e infecciones y podría ser particularmente peligroso.
  • Produce, por error, inflamación en contra de tejidos o partes del cuerpo normales, tales como las articulaciones, como si éstos fueran agentes extraños que lo invaden.

 

Ciertas enfermedades, como el VIH o los tratamientos contra el cáncer, pueden hacer que los pacientes tengan un sistema inmunológico debilitado, dejándolos inmunodeprimidos, más vulnerables a las infecciones y menos preparados para poder combatir cualquier infección. Los pacientes inmunodeprimidos a menudo experimentan síntomas mucho más graves que los que experimentaría alguien con un sistema inmunológico en pleno funcionamiento.

Así pues, el sistema inmunológico nos ayuda a mantenernos saludables, por lo que debemos mantener nuestro sistema inmunológico funcionando correctamente.

 

El sistema endocannabinoide y la función inmunitaria

Antes de intentar comprender el efecto del CBD en nuestro sistema inmunológico, es importante analizar brevemente el sistema en sí. 

La salud inmunológica es un término que se refiere al grupo de células y órganos de nuestro cuerpo que trabajan juntos para destruir infecciones, virus y todos los demás agentes que podrían representar una amenaza para el cuerpo de las personas. Es un sistema muy importante que nos mantiene saludables, especialmente en momentos de estrés. Los sistemas inmunológicos también se encargan de controlar y eliminar las células que no funcionan correctamente. El sistema endocannabinoide influye en la mayoría de las células del cuerpo, incluidas las que pertenecen a tu sistema inmunológico.

El CBD es un cannabinoide, lo que significa que es un compuesto activo que se encuentra naturalmente en las plantas de cannabis y cáñamo. El sistema endocannabinoide es una compleja red de señalización celular que ayuda a regular muchos procesos importantes en tu cuerpo. Uno de estos procesos es su sistema inmunológico. Tu sistema endocannabinoide puede enviar señales e impactar tu sistema inmunológico. Las investigaciones indican que los endocannabinoides pueden controlar las funciones inmunitarias y desempeñar un papel importante en la homeostasis inmunitaria (1).

 

¿Qué papel puede jugar el CBD en tu sistema inmunitario?

Debido al papel del CBD dentro del sistema endocannabinoide, el CBD tiene un papel importante que desempeñar para estimular el sistema inmunológico y mejorar tus defensas.

Los datos muestran que el CBD y otras propiedades del cannabis tienen propiedades antiinflamatorias, actuando como inmunosupresor e inmunomodulador. Estos son términos muy técnicos y básicamente significan que el CBD suprime las funciones del sistema inmunológico de tu cuerpo y lo mantiene activo cuando tiene un bajo rendimiento, es decir, puede ayudar a mantener bajo control una respuesta autoinmune y evitar que tu sistema inmunológico ataque las células sanas.

Si eres una persona sana, no debes preocuparte por estimular tu sistema inmunológico. Pero si eres una persona que lucha contra una enfermedad autoinmune o un sistema inmunológico hiperactivo, el CBD podría brindarte una opción útil.

Cuando se trata de nuestro sistema inmunológico, el CBD puede ayudar a fortalecerlo y regularlo. Se sabe que el cannabis es inmunomodulador, lo que significa que puede devolver el equilibrio a un sistema inmunológico que reacciona de forma excesiva o insuficiente. Esto significa que el CBD podría estimular el funcionamiento inmunológico a través del sistema endocannabinoide. 

El CBD proporciona efectos muy sutiles, que tienden a acumularse con el tiempo. Cuanto más saludable estés, es menos probable que notes algún cambio; los beneficios se acercarán sigilosamente a ti con el tiempo.

Por ahora, se necesita más investigación para sacar conclusiones definitivas sobre el CBD y si es o no una fuente viable de tratamiento.

 

El CBD como inmunosupresor

Puede parecer contradictorio, pero una forma en que el CBD puede mejorar el funcionamiento de tu sistema inmunológico es suprimiéndolo. Al suprimir tu sistema inmunológico, el CBD podría ayudar a reducir los síntomas de las enfermedades autoinmunes.

Evidencias preliminares respaldan la conclusión de que el CBD tiene propiedades inmunosupresoras y que puede evitar que se produzca una respuesta inmune defectuosa (2). 

Entonces, ¿qué puede pasar si tienes una enfermedad autoinmune? Para aquellos con una enfermedad autoinmune, sus cuerpos esencialmente se han vuelto contra ellos, atacando células sanas en lugar de virus o bacterias en los que deberían enfocarse. 

Las enfermedades autoinmunes incluyen psoriasis, artritis reumatoide, esclerosis múltiple y diabetes tipo 1. Las enfermedades autoinmunes pueden ser debilitantes y difíciles de tratar. En teoría, el CBD puede desempeñar un papel integral en el manejo de enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple (EM), el VIH / SIDA y la enfermedad de Parkinson (3).

Pero la buena noticia es que el CBD podría ayudar tratar enfermedades autoinmunes. Como se demostró en los estudios discutidos anteriormente, el CBD puede tratar los trastornos autoinmunes o sus síntomas calmando un sistema inmunológico hiperactivo o fortaleciendo uno comprometido.

Los estudios han demostrado que el CBD es particularmente prometedor para mejorar los síntomas de las enfermedades autoinmunes, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, diabetes tipo 1 y psoriasis 

Sin embargo, se necesitan más estudios longitudinales para comprender completamente la diferencia entre las características “inmunomoduladoras” y “inmuno-estimulantes” del CBD.

 

¿Por qué algunas personas recurren al CBD para fortalecer su sistema inmunológico?

El CBD tiene varios efectos antiinflamatorios indirectos sobre el sistema nervioso central, que amplifican sus efectos terapéuticos.

Las investigaciones han demostrado que los cannabinoides, como el cannabidiol, pueden interferir con la producción de citocinas (4).

Las citocinas son las proteínas liberadas por las células inmunitarias cuando el cuerpo experimenta estrés o trauma. Las citocinas están involucradas en la inflamación aguda y crónica.

El CBD puede desempeñar un papel integral en el manejo de enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple (EM), el VIH / SIDA y la enfermedad de Parkinson (5).

Las enfermedades autoinmunes se caracterizan por un sistema inmunológico que reacciona de forma exagerada a eventos internos no amenazantes, lo que lo lleva a atacar las células sanas del cuerpo. La consiguiente inflamación puede causar enrojecimiento, calor, dolor e hinchazón.

Los medicamentos tradicionales que se utilizan para tratar las enfermedades autoinmunes son inmunosupresores y se crean sintéticamente. Desafortunadamente, como estos medicamentos desactivan el sistema inmunológico hiperactivo, también dejan a las personas más susceptibles a infecciones y enfermedades.

Según los estudios mencionados anteriormente, el CBD puede controlar esas afecciones autoinmunes suprimiendo solo partes específicas del sistema inmunológico.

Sin embargo, también hay evidencia de que el aceite de CBD puede hacer lo contrario. Se ha demostrado que el aceite de CBD refuerza un sistema inmunológico debilitado para que pueda defender adecuadamente el cuerpo y prevenir infecciones.

En estudios que examinan el efecto del CBD en pacientes con cáncer cuyo sistema inmunológico está muy disminuido, los resultados han sugerido que las personas pueden combatir mejor el cáncer cuando toman cannabidiol.

Por ejemplo, en un estudio publicado en el British Journal of Clinical Pharmacology, los investigadores dijeron que hubo algunos ensayos clínicos que indicaron que el CBD podría ser eficaz para reducir el crecimiento tumoral en ciertos cánceres (6).

En otro estudio, los investigadores encontraron que los cannabinoides en dosis altas incitaban al cuerpo a matar las células cancerosas a través de un proceso conocido como apoptosis (7). 

En un sistema inmunológico sano, la apoptosis se desencadena cuando se detectan células infecciosas en el cuerpo. Los hallazgos del estudio son significativos, considerando que las células cancerosas se caracterizan por su capacidad natural para evitar la apoptosis, lo que les permite proliferar por todo el cuerpo.

Aunque todavía se están investigando los detalles de cómo los cannabinoides provocan esta reacción, es alentador saber que el aceite de CBD puede inhibir las células cancerosas cuando el sistema inmunológico no puede.

 

Las enfermedades autoinmunes y el CBD

La inflamación también es una afección común de los trastornos autoinmunes y puede provocar dolor, reducción del rango de movimiento e hinchazón. El CBD al reducir la inflamación puede ayudar a aliviar los síntomas de un sistema inmunológico que se ha vuelto rebelde.

Hay muchas afecciones autoinmunes que han demostrado beneficiarse del tratamiento con CBD, específicamente debido a las cualidades antiinflamatorias del CBD. Estas incluyen:

  • Diabetes tipo 1: la inflamación pancreática puede ser causada por una respuesta autoinmune en pacientes diabéticos. Un estudio encontró que el CBD redujo este tipo de inflamación pancreática en ratones con diabetes tipo 1 (8).
  • Artritis reumatoide: una revisión publicada en 2019 encontró que el CBD inducía efectos antiinflamatorios significativos en pacientes con artritis reumatoide (9).
  • Esclerosis múltiple: un estudio en animales encontró que el CBD inhibía la liberación de células T, lo que indica que el CBD puede reducir el ataque inflamatorio que ocurre en la esclerosis múltiple. El CBD también redujo la expresión de marcadores específicos de inflamación (10).
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: también se ha descubierto que el CBD reduce la inflamación en el colon de los seres humanos, lo que podría tener implicaciones positivas para el manejo de la enfermedad inflamatoria intestinal como la enfermedad de Crohn (11).
  • Psoriasis: un estudio de 2019 encontró que el CBD tópico mejoró significativamente la condición de la piel de los pacientes con psoriasis, y esta mejora se produjo en gran medida a través de los efectos antiinflamatorios del CBD (12).

 

 

En conclusión

Los estudios mencionados anteriormente demuestran los posibles beneficios terapéuticos del CBD en el tratamiento de trastornos autoinmunes o sus síntomas al pacificar un sistema inmunológico hiperactivo y fortalecer uno comprometido. 

Se ha descubierto que el CBD inhibe el sistema inmunológico, lo que tiene muchos beneficios para quienes padecen enfermedades autoinmunes como la psoriasis o la artritis reumatoide.

El CBD ha sido bien recibido por varias agencias de salud, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), que afirma que el CBD “generalmente se tolera bien con un buen perfil de seguridad”. 

El CBD no es adictivo, dice Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) en un artículo de 2015. Esta característica hace que el CBD sea seguro para la ingesta diaria (13).